Otros Palacios de Estambul


PALACIO DOLMABAHÇE

Sustituyó al Palacio Topkapi como residencia de los sultanes desde 1856 hasta 1924, año en que se abolió el califato. El estilo del palacio es una combinación de los estilos occidentales barroco, rococó y neoclásico mezclados con el estilo tradicional otomano.

Fue construido entre los años 1843 y 1856 por orden del Sultán Abdülmecid. En su construcción intervinieron cuatro arquitectos del Departamento Real de Arquitectura del Imperio Otomano.

Con una fachada de más de 600 metros y una superficie de 15.000 metros cuadrados, es el edificio más grande del país. Tiene 285 habitaciones, 43 salas, 68 lavabos y 6 baños turcos.

Necesitas bastante tiempo para hacer la visita, está situado a orillas de bósforo (tiene embarcadero propio) y cuando llegas y lo ves te transportas al lujo y glamour de los palacios franceses. Las visitas son todas guiadas y con hora.

 

 

Por el recorrido que hicimos en este Palacio se veían piezas realmente curiosas y de gran valor.

 

 

 

PALACIO BEYLERBEYI

El Palacio Beylerbeyi (en turco, Beylerbeyi Sarayı) es un palacio situado en el barrio Beylerbeyi de Estambul, Turquía, en el lado asiático del Bósforo. Antigua residencia de verano de los sultanes del Imperio Otomano construida en la década de 1860, está situada justo al norte del Puente del Bósforo.

Diseñado en estilo Segundo Imperio por Sarkis Balyan, el Palacio Beylerbeyi parece bastante comedido comparado a los excesos de los anteriores palacios de Dolmabahçe oKüçüksu.

El palacio se ve más bonito desde el Bósforo, desde donde se observan sus dos pabellones de baño, uno para el harén (solo mujeres) y el otro para el selamlik (solo hombres). Una de las habitaciones más bonitas es la sala de recepción, que tiene un estanque y una fuente. El agua corriente fue popular en las casas otomanas por su sonido agradable y su efecto refrescante en el calor. Se usaron carrizos egipcios en el suelo como aislamiento. Las arañas de cristal son en su mayoría francesas de Baccarat y las alfombras son de Hereke.

Este palacio también sorprende en la visita, como el de Dolmabahçe, por su aspecto afrancesado que no esperas ver en un sitio como Estambul. Es una visita muy recomendable, aunque si no tenemos mucho tiempo en Estambul es preferible ver Dolmabahçe.